Técnica Progresiva Capilar o Técnica Afonso Junior

Técnica Progresiva Capilar o Técnica Afonso Junior

Dr. Afonso Junior, pionero en España con la Técnica Progresiva Capilar,  puedes decidir cuantos folículos se pondrá por sesión, 250, 500, 1.000, 1.500, 2.000 e 2.500 foliculos, si desea hacerlo en varias fases, con un intervalo o no de tiempo entre las intervenciones. Esta flexibilidad es una de las mayores ventajas de la técnica progresiva capilar sobre cualquier otra técnica de injerto capilar.

Procedimiento ambulatorio que se beneficia de un tiempo de recuperación muy corto. Se ejecuta bajo anestesia local tumescente progresiva y consta de dos etapas:

1ª – Extracción de las Unidades Foliculares

La técnica consiste en la extracción de unidades foliculares y su reimplantación en las zonas despobladas. Las unidades foliculares se extraen mediante incisiones de menos de 0,9 milímetro que curan en un plazo máximo de 48 horas.

Al no ser necesario extraer una tira de piel, como en el trasplante de cabello tradicional, no queda ningún tipo de cicatriz en la primera cirugía o marca en las áreas “donantes”.

Esto permitirá que los pacientes que así lo deseen puedan llevar el pelo muy corto o incluso rapado.

 

2ª – Implantación de las Unidades Foliculares con implanters

El implanter es un pequeño instrumento de implantación de un injerto en la forma de un bolígrafo inventado en los años 90 por un médico coreano Yung Chul Choi que hace Mínimas Incisiones:

  • Sin dañar los folículos circundantes, venas, nervios o colágeno, imprescindibles para el crecimiento capilar (Implanter de 0.65 a 1.0 mm).
  • Máxima densidad, incluso tras haber trasplantado un número elevado de folículos ya que las incisiones son mínimas y permite aproximar al máximo las inserciones.
  • Mínimo daño de los tejidos. Resultado totalmente natural e indetectable.
  • Cicatrización mucho más rápida que con otros métodos, evitando la inflamación y costuras posquirúrgicas típicas de otras técnicas.
  • Menor trauma folicular ya que existe una menor manipulación del mismo con un máximo crecimiento (evitando el trauma que supone la introducción manual clásica mediante pinzas y aumentando el grado de supervivencia del folículo).
  • Permite mayor tasa de crecimiento con resultados más rápidos que en otras técnicas. En 8 a 9 meses el 80% de los nuevos cabellos habrán crecido y permanecerán para siempre en el cuero cabelludo.