El estrés acelera la canicie.

Científicos de la Universidad de Harvard, liderados por la investigadora de biología regenerativa Ya-Chieh Hsu, han logrado resolver ese enigma. En un estudio realizado con ratones, han visto que el estrés sobreactiva determinados nervios del sistema nervioso autónomo que, a su vez, provocan un daño permanente a las células madre que se encargan de regenerar el pigmento del pelo. Y eso puede conducir a un encanecimiento acelerado y prematuro del cabello.

Ante situaciones estresantes el sistema simpático segrega noradrenalina, una sustancia química que provoca que algunas células madre proliferen, se conviertan en melanocitos y se vayan del folículo piloso. Cuando el estrés es elevado, los niveles de noradrenalina aumentan y pueden provocar que algunos folículos pierdan todas sus células madre melanocíticas de forma prematura. Y una vez que eso pasa, no se puede regenerar el pigmento más.

VUELTA A LA RUTINA Y CAÍDA DEL PELO POR ESTRÉS

Tras las vacaciones llega el periodo más duro del año, la vuelta a la rutina. Ya sea al trabajo, al estudio o cualquiera de las responsabilidades la vuelta a nuestra realidad provoca estados de estrés y ansiedad.

Son números los pacientes que acuden en estos meses a nuestras Clínicas porque notan una caída del pelo bastante mayor a la habitual. La cusa se denomina efluvio telógeno y consiste básicamente en que el estrés citado anteriormente altera a los pelos que se encuentran en la “fase de crecimiento” y los sitúa en la fase de “reposo o telógena”.

Realmente aún no se entiende el complejo mecanismo biológico del ciclo del pelo, pero lo que sí se tiene claro es que el estrés lo altera y hace que los pelos entren en la fase telógena o de descanso.

Finalmente cabe citar que, aunque el efluvio telógeno no produce la caída permanente del pelo, su continuidad en el tiempo sí lo puede producir.  Es decir, la cronificación de estos estados de estrés y ansiedad sí pueden hacer que el pelo perdido no se pueda recuperar. El tratamiento psicológico y médico será la mejor solución para esta afección.

Si te notas el pelo débil lo mejor es que busques la causa que lo produce. Estas pueden ser de lo más variadas: cambios hormonales, mala alimentación, enfermedades asociadas, algún medicamento, etc. Sea cual sea su origen, los profesionales de Clínicas Dr Pelo podrán hacer un diagnóstico adecuado de tu situación y recomendarte la solución que mejor se adapte a tu caso.

¿Alopecia por estrés?

Podemos tener una salud de acero y ser fuertes como un roble. Aún así, la mayoría de las personas bajamos la guardia en algún momento de nuestra vida; nos volvemos más sensibles al estrés, emociones,… pudiendo sufrir sus consecuencias entre las cuales la alopecia.1

El estrés -físico o emocional- puede causar la caída del cabello en el cuero cabelludo (que contiene alrededor de 100 mil cabellos).

Se trata de la pérdida o caída de hasta un 50% del cabello, sin zona localizada debido a un estado constante de ansiedad, nerviosismo y depresión, todas combinadas de forma aleatoria.3 Ante cualquiera de estos estímulos el ciclo de crecimiento del pelo se puede alterar. 3 El pelo se cae, de manera similar en todas las áreas de la cabeza (no de manera local); en mechones mientras se aplica el champú, se peina o se pasan las manos por la cabeza.

Cuando el motivo es estrés, el cabello suele caerse de forma gradual aunque también puede ser abrupta y pronunciada.

En cuestión de 2 semanas una persona puede notar como gran parte de su pelo desaparece. Pero además, el paciente entra a veces en un círculo del que se le hace muy difícil salir: el estrés hace que se le caiga el cabello y como se le cae el cabello, se estresa aún más. Con lo cual, este tipo de alopecia termina siendo psicológicamente dañina y causando a veces, un gran sufrimiento emocional.
Afortunadamente, una vez que se supera la crisis emocional, el pelo vuelve a crecer con la misma vitalidad que tenía antes del episodio estresante. 1

La alopecia causada por estrés se corrige llevando una vida más tranquila, hasta recuperar el estado de calma o bien, mediante psicoterapia. El champú anticaída, por sí solo, no es capaz de detener estos procesos. No obstante, puede aportar elementos esenciales para fortalecerlo a medida que crece. Se recomienda acudir al dermatólogo cuando la caída se ha prolongado por mucho tiempo.

Si sufres de problemas capilares no dudes en acudir a las Clínicas Dr Pelo, donde podrán hacerte un diagnóstico y tratamiento totalmente adecuado a las características de cada paciente garantizando el éxito en la lucha contra la alopecia, a través de técnicas definitivas como el injerto capilar.

Consulta toda la información en: www.drpelo.es

 

1 Phillips TG, Slomiany WP, Allison R. Hair Loss: Common Causes and Treatment. Am Fam Physician 2017;96(6):371-8.
2 Thom E. Stress and the Hair Growth Cycle: Cortisol-Induced Hair Growth Disruption. J Drugs Dermatol. 2016 Aug 1;15(8):1001-4.
3 Shashikant Malkud. Telogen Effluvium: A Review. J Clin Diagn Res. 2015;9(9): WE01–

Fuente de la noticia: https://www.lacovin.com/estres-caida-cabello/