¿Por qué tengo el pelo graso?

La producción excesiva de grasa capilar es la causa del pelo graso, una característica capilar contra la que muchas veces no sabemos cómo actuar. Esto puede deberse a varios factores internos o externos, como por ejemplo, el lavado inadecuado del cabello, factores hormonales, factores genéticos, la pubertad o el embarazo. Es difícil convivir con un pelo graso; este tipo de cabello da la impresión de un aspecto descuidado cuando simplemente se trata de un proceso natural.

Producción de la grasa

En las raíces del cabello se encuentran las glándulas sebáceas, que provocan la secreción de una sustancia grasa, la grasa capilar que actúa como capa protectora del cabello, al tiempo que le da brillo y le aporta flexibilidad. Es buena y cumple unas funciones importantes. Podríamos por tanto afirmar que es muy beneficiosa para la fibra capilar puesto que hace que el cabello esté suave y se vea saludable, lo protege de la sequedad y por lo tanto de la rotura.

¿Cómo se manifiesta la problemática de un pelo graso?

El problema viene cuando se produce demasiada grasa, pues se apelmaza tanto dentro como fuera del cuero cabelludo. Esto provoca que externamente veamos el pelo grasiento, sucio, apelmazado y con un brillo que no invita a tocarlo. En el peor de los casos, las glándulas sebáceas pueden ahogar la raíz capilar, causando una caída excesiva del cabello (alopecia seborreica) o la aparición de caspa. Las causas de este desequilibrio son variadas: hereditarias, malos hábitos alimenticios, la toma de algunos medicamentos o un cuidado capilar inadecuado. La producción de grasa capilar puede variar también en función de la estación del año, los cambios climáticos, la fluctuación de hormonas o debido a largos periodos de estrés.

Trucos para el pelo graso

  • Utiliza champús translúcidos y evita los productos capilares demasiado cremosos.
  • Cuanto menos toquemos el cabello, mejor. Esto implica no sólo que apartemos las manos de él durante el día, sino que seamos especialmente cuidadosos al peinarnos: limítate a dar forma a las puntas y usa siempre peines cortos, no cepillos largos que lleguen a la raíz. Si hacemos que el cepillo o el peine llegue al cuero cabelludo, extenderemos la grasa, al tiempo que estimularemos la producción de las glándulas.
  • La mala alimentación y un estilo de vida sedentario también pueden provocar la sobreproducción de grasa. Evita los snacks y come más verdurade hoja verde.
  • Los cambios hormonales y algunos tratamientos médicos también pueden provocar un cabello grasiento. Si tu pelo de pronto se vuelve más grasiento sin causa aparente, consulta a tu médico.
  • De vez en cuando, elimina el exceso de grasa capilar de tu cabello y cuero cabelludo con una mascarilla de arcilla, disponible en farmacias y parafarmacias. La arcilla absorbe la grasa y es ideal para luchar contra el pelo graso.
  • Lávate el cabello por la mañana, las glándulas sebáceas están particularmente activas por la noche.
  • Utiliza únicamente agua tibia, el agua caliente estimula la producción de grasa capilar.

Si te notas el pelo débil lo mejor es que busques la causa que produce ese debilitamiento. Las causas pueden ser de lo más variadas: cambios hormonales, mala alimentación, enfermedades asociadas, algún medicamento, etc. Sea cual sea su origen, los profesionales de Clínicas Dr Pelo podrán hacer un diagnóstico adecuado de tu situación y recomendarte la solución que mejor se adapte a tu caso. 

 

¿Sabes realmente qué es la caspa?

Definición

La caspa, también conocida como pitiriasis, es  una afección dermatológica común del cuero cabelludo que produce descamación en el mismo.  Aparece cuando se produce un acortamiento del proceso de renovación celular debido a la existencia de la piel muerta de la cabeza: cuando hay un exceso de células muertas se produce la pitiriasis y afecta aproximadamente a la mitad de la población mundial. 

Tipos de caspa o pitiriasis:

  • Caspa seca o pitiriasis simple: se muestran escamas de colores blanquecinos, finas y secas. Cuando la persona que tiene caspa se rasca la cabeza, éstas se desprenden de la piel y se expanden por el resto del cuero cabelludo.
  • Caspa o pitiriasis grasa: ésta se ubica en las zonas donde hay más sebo por ejemplo, en la frente o en la nuca. La pitiriasis es más grande, con un color amarillento gracias a la grasa, y se pueden llegar a formar placas. Este tipo provoca enrojecimiento de la piel en los afectados.

Posibles causas:

  • Dermatitis seborreica: esta afección, que es una de las causas más frecuentes de la caspa, se destaca por la piel enrojecida y con grasa cubierta con escamas blancas o amarillas.
  • Nutrición: La caspa puede ser relacionada en algunos casos con mala nutrición, particularmente a la deficiencia de zinc. El zinc puede encontrarse en alimentos como las ostras, el pavo, el cerdo y algunos tipos de frutos secos.
  • El hongo malassezia: vive en la mayoría de los cueros cabelludos de las personas adultas. Sin embargo, en algunos casos, irrita el cuero cabelludo y puede hacer que crezcan más células cutáneas. Estas células cutáneas adicionales se mueren y caen sobre el cabello y la ropa, con apariencia de escamas blancas.
  • No lavarse el pelo con champú con la frecuencia suficiente. Si no lavas regularmente tu cabello, la grasa y las células cutáneas del cuero cabelludo se pueden acumular, produciendo caspa.
  • Piel seca. Si tienes la piel seca en la zona del cuero cabelludo, es probable que también la tengas seca en otras áreas del cuerpo como las piernas y los brazos.
  • Dermatitis de contacto (Sensibilidad a los productos para el cuidado del cabello). En ocasiones, la sensibilidad a ciertos ingredientes de los productos para el cuidado del cabello o los tintes de cabello pueden producir el enrojecimiento del cuero cabelludo, además de picazón y descamación.

Para eliminar la caspa podemos:

  • No maltratar el cabello con productos agresivos.
  • Utilizar agua tibia para el lavado del cabello. Y para enjuagar agua fría para reactivar la circulación sanguínea y fortalecer la piel del cuero cabelludo. Si puede ser filtrada, mejor.
  • Cepillarse el cabello regularmente para evitar que el hongo vuelva a aparecer y crecer.
  • Reducir al máximo productos de tipo gel fijador, ceras, laca, etc., puesto que estos productos dañan el cuero cabelludo si no se lava bien el pelo.También hay unos excelente fijadores con base suave, los cuales sí serían apropiados.
  • Asegurarse de seguir una dieta equilibrada, con pocos alimentos ácidos y aumentar los alimentos ricos en vitaminas y en proteínas vegetales.

 

Si crees estar sufriendo esta afección, pide cita en Clínicas Dr Pelo. Nuestro equipo de doctores analizarán minuciosamente tu cabello para saber cuál es el mejor tratamiento que se adapte a tu caso.