A la hora de plantearse un injerto capilar surgen diversas dudas, quizás una de las principales es la posibilidad de realizarse un injerto capilar y conciliar con la vida laboral lo antes posible. Por ello, en el día de hoy hablaremos sobre la problemática surgida a raíz de esta cuestión.

Aunque en principio no sea necesaria la solicitud de la baja laboral para realizarse un trasplante capilar, la mayor parte de los pacientes aprovechan fechas señaladas o periodos vacaciones para someterse a la intervención. Principalmente, motivamos por el fin de evitar en la medida de lo posible que sea apreciado por los compañeros de trabajo. Recordamos que en un plazo de 2 semanas ya prácticamente será inapreciable para el resto de personas.

También debemos considerar otros factores, como el tipo de trabajo que se realiza. Aquellos en los que primen los esfuerzos físicos o se realicen en condiciones de calor o humedad extrema, o que no tenga una higiene ambiental adecuada, sí será necesario pedir un periodo de baja tras la cirugía.

Por el contrario, aquellos trabajos que no cumplan las características citadas anteriormente y en los que la intervención se hayan empleado pocas unidades foliculares (1500 max), no se precisa a priori de ningún tipo de baja laboral.

Desde clínicas Dr Pelo recomendamos un periodo de unos 8 días, los cuales ya nos aseguramos que el folículo está realmente consolidado en el cuero cabelludo y las posibilidades de infección ya son realmente mínimas. 

Recuerda, tras un injerto capilar resulta de vital importancia seguir las directrices postoperatorias de la clínica. Ante cualquier duda o preocupación nuestro equipo de doctores estarán siempre disponibles para resolverlas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *