No uses el secador, te vas a quedar calvo/a. ¿cuántas veces habremos escuchado esta frase a nuestros familiares y personas más cercanas? Tradicionalmente ha existido la creencia de que el secador es malo para el pelo. Sin duda, admitiremos que tiene parte de verdad, pero con algunas condiciones.

Los expertos aseguran que utilizar secadores de pelo implica una agresión térmica directa hacia nuestro cabello, provocando que éste se vuelva más quebradizo y aumentando la posibilidad de que se caiga. Si, aun sabiendo la opinión de expertos, optamos por utilizar un secador, es aconsejable seguir una serie de consejos para no sufrir alopecia y demás problemas en nuestra querida cabellera.

1.Realizar un proceso de presecado previo con una toalla (disminuyendo el tiempo necesario de exposición al aire caliente)

2.Mantener una distancia mínima de 6 cm de la raíz del cabello.

3.Utiliza un aparato con regulador de temperatura y recuerda que, cuanto más frío sea el aire con el que secas el cabello, mejor.

4.Conforme observes que tu pelo se va secando, disminuye la velocidad a la que lo secas y también la temperatura.

5. No dejéis el secador fijo en un punto concreto de nuestra cabeza, ya que así podemos quemar el pelo. Si queréis fijar un determinado look, usad productos de fijación y a le dais al botón de aire frio del secador. De esta forma se consigue un acabado profesional, óptimo, pero sin que el cabello sufra.

De todo ello podemos concluir que utilizar el secador es malo para nuestro cabello, aunque cabe matizar que, siguiendo las pautas citadas anteriormente, podemos minimizar los efectos no deseados de su uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *