Existe ya la conciencia generalizada de que el pelo trasplantado no va a caer, ya que genéticamente, el pelo de las zonas laterales y posterior de la cabeza son resistentes a la dihidrotestosterona. Sin embargo, esto hace que cientos de pacientes se intervengan dejando de lado un aspecto vital, la medicación.

Como se citaba anteriormente, el pelo extraído de zonas seguras no caerá con el paso del tiempo algo totalmente contrario al pelo nativo (aquel que aún posee el paciente) y que acaba entremezclado con los nuevos pelos injertados. Si el paciente, tras haberse realizado la intervención decide no seguir un tratamiento médico adecuado a su caso, se arriesga a que en el paso de unos pocos años, vuelva a tener una situación capilar antiestética, debido a los huecos que han dejado los pelos nativos al morir.

En aquellos casos que los pacientes deciden NO hacer tratamiento médico deben ser conscientes de esta situación y plantearse la necesidad de volver a realizar otro injerto pasado unos años.

En clínicas Dr Pelo evitaremos que este sea el caso, ofreciendo tratamientos médicos adecuados a la necesidad de cada paciente y utilizando pruebas tan punteras como el análisis genético.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *