Cuando empieces a disfrutar de tus vacaciones de verano verás que a parte de la inmensa felicidad y relax que nos aporta, nuestro pelo irá por otro camino y lo que en origen era un pelo sano y brillante se vuelve reseco e imposible de domar. ¿Las consecuencias? Todo aquello que te hizo disfrutar.

Rayos UVB y UVA

  •  Degradación la queratina del cabello
  •  pérdida de la proteína del cabello y del nivel lipídico
  • Aumento de la porosidad
  • Sequedad

Sal y cloro corrosivo

  • La sal deshidrata la fibra del pelo y fulmina con la capa de líquidos que la rodean y protejan.
  • EL cloro produce reacciones químicas con los alcalinos que se usan para los tintes.
  • La sal afecta al cuero cabelludo, obstruye el folículo y produce irritaciones.

Cada vez que te bañes en el mar o piscina, aclara con abundante agua dulce.

Humedad excesiva

  • Al evaporarse el agua acaba deteriorando la membrana celular del cabello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *