A continuación haremos un breve análisis sobre los principales efectos del champú en nuestro cabello. Con ello intentaremos dar carpetazo a muchos de los mitos que actualmente siguen girando en torno a esta temática. Allá van:

La grasa: El champú puede mejorar de forma temporal la secreción de grasa, pero sin llegar a regularla. Por este motivo, cuando una persona tiene el pelo graso y utiliza este tipo de productos, vuelve a tenerlo graso a las pocas horas.  La regulación de la grasa que hay en el cuero cabelludo se produce a nivel neurohormonal.

Hay otros factores que influyen en la secreción de grasa como puede ser el estrés o la utilización de productos irritantes sobre el cuero cabelludo que pueden influir en la aparición de la misma.

La alopecia. La caída del cabello tiene un diagnóstico y un tratamiento médico. Por ello, la creencia de que un champú produce o evita la caída capilar es totalmente falso. Solo el champú de ketokonazol parece tener efectos positivos en la lucha contra la alopecia.

El lavado. Lavar el pelo a diario no produce una mayor caída sino que ayuda a ese proceso de regeneración y limpieza. Si te lavas el pelo solo una vez en semana se acumulará la cantidad de pelo que se ha caído durante todo ese tiempo, impidiendo una higiene y recuperación adecuada.

Si te notas el pelo débil lo mejor es que busques la causa que lo produce. Estas pueden ser de lo más variadas: cambios hormonales, mala alimentación, enfermedades asociadas, algún medicamento, etc. Sea cual sea su origen, los profesionales de Clínicas Dr Pelo podrán hacer un diagnóstico adecuado de tu situación y recomendarte la solución que mejor se adapte a tu caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *