Noviembre 14, 2016

Técnica FUSS o Tira

Injerto capilar con la técnica FUSS o Tira
El tratamiento quirúrgico de la calvicie ha sido unos de los grandes retos desde que surgió la inquietud por parte del hombre por su aspecto estético.

Se comenzó hace treinta años injertando en la zona receptora unos polimeros sintéticos que imitaban cabellos humanos.

La técnica fue un completo fracaso porque inducía reacciones a cuerpo extraño en la piel y se complicaba con infecciones, etc. Después se pasó a la técnica del “punch” (pelo de muñeca), consistente en extraer trozos de piel de uno a dos centímetros, mediante un bisturí circular de ese calibre, con sus correspondientes folículos pilosos, para posteriormente injertarlos en la zona receptora mediante una pequeña incisión, los resultados estéticos no eran satisfactorios. Por último, hace unos quince años surgió la primera técnica de injerto capilar con resultados “aceptables”, LA TÉCNICA DE LA TIRA
¿En qué consiste la técnica FUSS o Tira?
El cirujano practica dos incisiones paralelas en la zona donante (generalemente la region occipital del paciente y realiza la extracción de un colgajo de piel que incluye lógicamente sus anexos: folículos pilosebaceos y glándulas sudoríparas. Posteriomente se trabaja dicho colgajo con la ayuda de un microscopio esteroscópico para individualizar medante un bisturí los folículos pilosos, que se conservan hasta el momento de realizar el trasplante a la zona receptora. El cirujano cose mediante hilo de sutura, ya sea sintética u orgánica (esta ultima se reabsorve), la herida ocasionada y posteriormente se cambia de posición al paciente para injertar los folículos obtenidos en la region receptora.
Ventajas de la técnica FUSS o Tira
La única ventaja que presenta la técnica de la tira para el paciente es que se pueden obtener muchos folículos en una sola sesión, incluso se pueden superan los tres mil quinientos.
 

Inconvenientes de la técnica FUSS o Tira
Por el contrario tiene una serie de inconvenientes importantes: al tratarse de una cirugía en la que se practica una amplia incisión, queda una cicatriz permanente visible, que impide al paciente llevar el pelo corto, puesto que por muy bien que se cosa dicha cicatriz es imperativo que se note la incisión; además se limita el número de trasplantes porque no podemos extraer en el tiempo más que dos o tres tiras, con al menos un año de espera entre cada una de ellas; sin olvidar que es tan traumática que el post-operatorio, es muy doloroso, visible (amplios vendajes), y a veces, problemático.